Los 40 libros de Anagrama y Página 12

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

18 meses. 5120 páginas. 40 autores. 400 pesos. 40 libros.  Ese saldo dejó la colección Los 40 de Anagrama, distribuida y coordinada por Página 12, en conmemoración a los 40 años cumplidos por la editorial española, dirigida por Jorge Herralde.

La colección parece haber tenido un aceptable resultado comercial. Yendo a lo simple, el kiosco de diarios que me envió los libros a mi casa, también se los mandaba a  otras nueve casas, y tenía un remanente de otros diez libros, que solía agotar sin problemas. A dos cuadras, sobre la avenida Cabildo, unas quince personas tenían encargados sus libros. Nada mal para sólo dos puntos de distribución. Por otro lado, generó bastante interés. La mayor cantidad de entradas recibidas en este blog a partir de búsquedas en Google fue con los términos “Colección Anagrama- Página 12”.  Se hicieron grupos de Facebook para comentar los libros y también se los discutió en varios foros.

Aunque finalmente algunos autores que se habían anunciado no salieron, como Noam Chomsky o Truman Capote, se logró un resultado variado e interesante. Los peores libros fueron, sin duda, los ensayos, muy lejos en calidad de casi todos los de ficción.

Para algunos, el libro como objeto es sagrado. Muchos disfrutan de tocarlos, olerlos, mirarlos y disfrutarlos. En eso, Anagrama produce, quizás con Tusquets y algunos ejemplares de Losada, los mejores diseños y presentaciones de libro como producto. Esta colección no fue la excepción. Uno podía ver cómo se lucían y se diferenciaban los libritos blancos, con bellas ilustraciones o fotos, colgando en los puestos de diarios de las revistas burdas o libros del estilo “cómo aprender inglés en un mes”.

Resulta ridículo para el mercado argentino que el título de un libro sea “La máquina de follar”, como el de Charles Bukowski. Lo que leemos viene con la misma traducción que en España, por eso aparecen algunos términos lejanos a nuestro vocabulario, como follar, desviad, carretera, coño, correría, pijo, etc. En general, aunque no son determinantes, tienden a confundir o desorientar un poco.

Por último, varios libros sufrieron el reajuste de páginas y lo sufrieron. Por no superar las 150 páginas, perdieron de su edición original algunos capítulos o cuentos.  En algunos, el resultado fue muy malo, haciendo perder la noción total del libro.

Aquí, mi lista, con un breve comentario del libro y ordenada por orden de preferencia. Entre paréntesis figura el número de salida. Algunos libros han modificado su posición comparada a la lista de los primeros veinte. A veces, el tiempo nos hace ver las cosas de otra manera.

1) Primer amor, últimos ritos- Ian Mc Ewan (2): Mc Ewan describe mundos que no parecen tan lejanos. Ácido, sexual, pervertido, con una extraña e intrigante  dosis de humor (humildemente recomiendo del mismo autor Sábado y Chesil Beach, excelentes).

2) La presa- Kenzaburo Oé (3): La historia de un nene que se convierte en hombre. Con una pluma magistral y un contexto histórico, de la Segunda Guerra Mundial, que hace todo más atractivo (Dínos cómo sobrevivir a nuestra locura, otro gran libro del japonés).

3) El gran sueño del paraíso- Sam Shepard (10): La gran sorpresa. Cuentos fascinantes con personajes que tienen mucho de perdedores. Dinámico, sorpresivo, algo existencialista, agradable de leer. Deja la puerta más que abierta para futuras lecturas.

4) Catedral y otros cuentos- Raymond Carver (24): Crudo. Cuentos sin anestesia que describen mundos poco felices. Especial atención al gran cuento “Nadie decía nada”. Otro párrafo aparte para “Catedral”, un cuento extraordinario. Esa secuencia del ciego con el marido quedará en el panteón de la literatura.

5) La habitación cerrada- Paul Auster (1): Una historia atrapante con un giro sorpresivo, cuenta con los típicos matices del escritor estadounidense (recomiendo su novela El palacio de la luna).

6) La máquina de follar y otros cuentos- Charles Bukowski (17): Desfachatado. Divierte y describe maravillosos personajes. Borrachos que sufren y están solos. Drogadictos que quieren tener sexo y se sienten lejos de los estándares que la sociedad moderna propone.

7) Patty Diphusa- Pedro Almodóvar (13): Patty, quisiera conocerte. Un gran personaje que merodea la noche en taxis y boliches con su particular cuerpo y forma de ser.

8)Loco afán- Pedro Lemebel (6): Historias que muestran la otra cara de la vida de los travestis. Tiernas, emocionantes y, por sobre todas las cosas, locas.

9) Una belleza rusa- Vladimir Nabokov (39): Explora los estamentos más altos de la sociedad rusa. Una escritura elegante, cómo no, la del genial escritor ruso.

10) Las décadas púrpuras- Tom Wolffe (38): Uno de los creadores del Nuevo Periodismo se dedica a retratar el mundo de las groupies y las galerías de arte pop. Irónico, divertido, detallista.

11) La mesa limón y otros cuentos- Julian Barnes (34): La fineza ideal para relatar la historia de dos señoras que se juntan a tomar el té, con poca tolerancia. (No llega a la altura de un libro como Arthur y George).

12) La Universidad Desconocida (Selección)- Roberto Bolaño (29): Primera lectura de Bolaño que me dejó una buena sensación, aunque los poemas no sean mi especialidad. Sarcásticos, punzantes, calientes. Toma partida, se mueve, se la juega.

13) Cosmética del enemigo- Amélie Nothomb (12): Un libro de suspenso bien escrito que reparte muchas imágenes de cine. Lo imagino en la pantalla grande en poco tiempo.

14) Visitando a Mrs. Nabokov y otras excursiones- Martin Amis (25): Los buenos textos son las crónicas, como Tenis: Categoría femenina o John Updike. Falla en los ensayos, aburridos y poco sustentables.

15) Virginia Woolf ataca de nuevo- Copi (31): Primera lectura (aprobada) de un famoso escritor argentino. Copi es un escritor pícaro, que merodea en el género policial. Divertido.

16) Dúo- Colette (8): Prolijidad y calidad, por momentos demasiada. Retrato de celos, infidelidad y amor.

17) Bonsái- Alejandro Zambra (22): “El primer pololo de Emilia era torpe pero había autenticidad en su torpeza”. Irónico, entretenido y ágil. Por momentos escribe como si estuviera hablando consigo mismo y se pierde el hilo.

18) Damas chinas- Mario Bellatin (21): Entretenida historia de un ginecólogo aburrido de una vida demasiado normal e hipócrita para él. Sorprendente y reflexivo.

19) Placeres sencillos- Jane Bowles (35): Buenas historias de personajes algo desorientados, solitarios. El relato que lleva el nombre del libro, el mejor de todos.

20) Relatos de lo inesperado- Roald Dahl (27): Ingenioso. Encuentra la forma de dejar abiertas todas las historias, tocadas por las trampas y los vicios.

21) Sobre la historia natural de la destrucción- W. G. Sebald (32): Una tesis que plantea las injusticias y la forma en que quedó parada Alemania luego de la Segunda Guerra Mundial. Demasiado extenso, algo repetitivo.

22) Mi hermosa lavandería- Hanif Kureishi (11): Interesante para entender la forma en que se escribe un guión (y luego poder ver el resultado final en el film).

23) Las cartas de Groucho- Groucho Marx (20): Gran comediante. Político, soberbio, divertido. Un libro que entretiene y muestra parte de la grandeza de un talento como Marx. Es una escritura limitada, no seduce como para seguir leyéndolo.

24) Varamo- César Aira (15): Parte del repertorio de Aira, con toda su locura y delirio, aunque no de lo mejor.

25) Escritos sobre la cocaína (Selección)- Sigmund Freud (16): Para entender la forma en que Freud estudiaba determinado tema (tomaba cocaína por horas para entender de manera eficaz sus efectos). Algo repetitivo, arranca con ritmo y luego se cae.

26) La guerra del fútbol y otros reportajes- Ryszard Kapuscinski (37): Buenos relatos que se pierden por la mala edición del libro. El relato de La guerra del fútbol es de 30 páginas, los otros no tienen que ver con la “guerra” entre Honduras y El Salvador, el tema del libro.

27) Sí- Thomas Bernhard (14): Difícil de seguir. Llena de pensamientos (algunos muy lúcidos) que desconciertan. Deja la puerta abierta para futuras lecturas.

28) Los tres últimos días de Fernando Pessoa y otros cuentos- Antonio Tabucchi (26): Difícil de seguir sin un contexto. Delirante, falla en la búsqueda del sentido del humor.

29) Prisión perpetua- Ricardo Piglia (5): Un autor con el que no me llevo bien. Una escritura dilatada, aburrida. Como si quisiera llegar a algún lugar al que nunca puedo acceder.

30) Los bárbaros (Selección)- Alessandro Barrico (23): Una posición demasiada soberbia para tratar temas (fútbol, vinos, libros, etc) que tienen que ver con la identidad de los países o las personas. Las bases para trazar sus hipótesis son nulas.

31) Historia del llanto- Alan Pauls (18): Otro soliloquio, pero mucho más aburrido. Párrafos largos, difíciles de acceder.

32) Testamento político y Diario de las secretarias de Lenin- V.I. Lenin (40): Interesante para conocer los últimos pensamientos de Lenin (su enojo con Stalin, por ejemplo). El testamento político, la primera parte, es mucho mejor que la segunda, la del diario de las secretarias.

33) Humo- Djuna Barnes (28): Inentendible. El único libro que no pude terminar de la colección. Este es el comienzo del cuento ¿Quién es este Tom Scarlett? : “Gruñe. Es una filosofía; los dientes de la mandíbula inferior siempre están bien”.

34) El mundo como supermercado- Michel Houllebecq (36): No tiene medias tintas, es verdad, pero por momentos resulta demasiado imperativo y algo aburrido. Critica de manera negativa los hábitos y costumbres de los ciudadanos de hoy.

35) El hombre que confundió a su mujer con un sombrero y otros cuentos- Oliver Sacks (33): Un neurólogo que comenta las historias más peculiares de sus pacientes. Nada demasiado sorprendente.

36) La izquierda divina- Jean Baudrillard (34): Otro hombre que se para ante la posición de semi Dios, el francés plantea una crítica negativa a la izquierda.

37) Autobiografía sucinta. Correspondencia- Witold Gombrowicz (30): Difícil seguirlo sin un contexto. Una serie de cartas aburridas.

38) La dominación masculina y otros ensayos- Pierre Bourdieu (19): El libro que menos recuerdo de la colección. Ensayos sobre la televisión, la dominación masculina y la ciencia. Con tecnicismos y poco fluido.

39) Nietzche, Marx y Freud- Michel Focault (9): Este libro, de Foucalt, no fue escrito por el filósofo francés. Se trata de una conferencia que dio en 1964. El resto es un prólogo-malo-, casi más largo que las palabras de Foucalt en la conferencia.

40) El perdedor radical- H. M. Enzensberger (7): Los ensayos fueron claramente lo peor de la colección. Muy por debajo del nivel. La tesis de El perdedor radical es la más difícil de sostener de todos los otros ensayos, y eso es mucho decir.

En el blog de Seikilos, hay un post dedicado a la colección, con una mirada distinta.




There are 10 comments

Add yours
  1. Seikilos

    Me doy cuenta leyéndote de que muchos libros son como recortes de literaturas, no libros autónomos. No sirven para generar una buena medida de sus autores: pienso en Baudrillard, en Bourdieu, dos de los sociólogos más importantes del siglo anterior, de los intelectuales más lúcidos que dio Francia. Esos libritos que puso Anagrama son sólo un recorte, poco representativo, de su obra. Pienso también en el de Gombrowicz, en el de Freud, en el de Foucault, el de Lenin: ese libro sólo puede ser interesante para alguien que conoce y sabe quién es cada una de esas personas, cómo piensa, de manera que el libro funcione como una especie de addendum a su obra, pero de ninguna manera un libro que se sostenga en sí mismo, por su propio valor intrínseco, con independencia del resto de las cosas que han creado esos hombres. Otros libros presuponen una literatura: el de Tabucchi importa conocer con cierta profundidad la obra plural de Pessoa, el de Piglia importa conocer su universo, que está menos en ese libro que en otros de Piglia y de Joyce y de Arlt y de otros. Lo mismo pasa con Sebald: el ensayo sobre la Alemania de la postguerra es de alguna manera una puesta en contexto de su propia literatura, que trata del alemán y el judío en el exilio, de la historia de la guerra que no se cuenta y que sucede después de la guerra, en los individuos.
    Saludos.

    • Lucas Bertellotti

      Gracias por el comentario, Seikilos. Estoy de acuerdo con vos. Creo que, para quienes no habíamos leído a Baudrillard, Bourdieu o varios otros, estos libros fueron la peor presentación. Imagino que la edición resultó lastimosa para su literatura y terminaron siendo realmente malos, por lo menos para mí.
      Saludos!

  2. Pedro

    Salió un remanente con algunos títulos al precio de $ 9 c/u. Los 40 no está mal, para quien tiene una biblioteca y faltan en ella algunos autores como Bellatin, Baricco, Shepard, Nothomb. Pero no es para quien desea comenzar una biblioteca elemental. Pobre en general. Los 25 es muy superior. De cualquier manera, para quienes deseen armar su biblioteca esencial, es altamente preferible buscar alguna buena selección del tipo “Las mejores cien obras de la literatura universal”, que esta lucecita fallidamente consumista de Anagrama/Página 12. También orientarse por El poder de la palabra o alguna página especial. En síntesis, estas colecciones suman sin un aporte medianamente consistente.

  3. keki

    Qué buen trabajo. Presentación y lecturas. A mi me falta uno de la colección. Y leí menos de la mitad. Como iniciación me parece muy buena propuesta y queda armoniosa en la biblioteca . Carver y Auster , me parecieron los mejores.


Post a new comment