Una segunda oportunidad: los mejores estrenos del 2012

bibicleta

Hay que conformarse con poco. A esta altura, aunque no resulte un pensamiento demasiado positivo, no parece exagerado pensar que el cine apunta mucho más hacia atrás que hacia adelante. Que El artista haya ganado el Oscar como mejor película del 2011 fue todo un síntoma: Hollywood se miró a sí mismo porque se quedó sin ideas. Algo de eso también pasa con el espectador despierto, que quiere más: prefiere ir hacia la historia del cine que hacia lo que viene o va venir. Sencillamente porque, por diferentes razones, las diferencias de calidad  son muy grandes.

El cierre del cine Arteplex Belgrano fue un golpe duro como también lo había sido el adiós a mi videoclub Newfilm, el año anterior. No parece una casualidad que dos lugares con características similares (ámbitos con público bien marcado, menor pero siempre fiel) hayan dejado de existir en menos de un año. Aunque las cifras indican que el 2012 fue de gran éxito en cuanto a entradas vendidas, la realidad es que la gente va a ver películas y no cine. ¿Qué quiere decir? Que la enorme cantidad de público que fue a al cine el año pasado se reparte en no más de diez películas. De esta forma, el mercado se achica y aburre. Así, el Arteplex Belgrano deja de existir. Los espacios físicos para ver cierto tipo de filmes son cada vez menores. Por eso es que hay que estar atentos y saber atrapar a esos estrenos que brillan por su maestría. Suelen estar poco tiempo en cartelera y son ignorados por las masas.

Este post es un humilde intento de acercar lo mejor del 2012 para Crónicas de calle a aquellos que intentan no ser devorados por una industria inflexible e intolerante. Una segunda oportunidad de ver lo mejor del año.

-El chico de la bicicleta, Jean Piere Dardenne y Luc Dardenne. Cyril tiene unos 14 años. Abandonado por su padre, lo único que tiene es una bicicleta. En realidad, ni eso. Su papá la vendió para escaparse con algo más de dinero. Aunque él lo niega, lo sabe. Está solo. Intenta mostrarse duro y poco amigable, pero no pretende otra cosa más que hablar con alguien. Y que lo abracen. Cyril es un personaje extraordinario inmerso en una historia muy bien contada; dura pero no empalagosa. El espectador sentirá ganas de comprarle una bicicleta y luego acompañarlo en el camino. Pero la vida, real y cruda, se cruzará en todo momento y dejará un mensaje claro: “Esto no es un cuento de hadas”.

bibicleta

-La separación, Asghar Farhadi. Un conflicto familiar en una sociedad cerrada y prejuiciosa. Un mundo repleto de miedos, intolerancia y falta de entendimiento. Un relato vibrante con una extraordinaria denuncia a las formas de vivir en Irán. Excelentes actuaciones. Esta película ganó el Oscar a mejor film de habla no inglesa en 2011.

separación

-El puerto, Aki Kaurismaki. Una clase perfecta de cómo hacer una película simple, sin demasiadas ambiciones más que contar una historia entretenida y que deje algún tipo de enseñanza. En este caso, Kaurismaki bucea por las clases bajas de Francia y golpea a la sociedad de ese país con respecto al perseguimiento y prejuicio a los inmigrantes. Por otro lado, también muestra la solidaridad y unión de un grupo de personas que debe luchar en el día a día. Tierna y divertida.

elpuerto

-Moonrise Kingdom, Wes Anderson. Una historia de amor entre dos chicos. ¿Existe el amor entre chicos? Es una de las preguntas que parece plantear Wes Anderson, que con esta película vuelve a mostrarse como un director distinto a la hora de filmar pero también sensible para contar algo específico y sin irse de foco. Cada plano luce lindo y perfecto, por lo que cada tanto suena algo artificial pero no por eso menos emotivo. La habitual locura de los personajes de Anderson queda reducida de manera brillante a dos soñadores entrañables como Susy y Sam. A la altura de Los excéntricos Tenenbaums y Viaje a Darjeeling.

moonrisekingdom

-Elefante blanco, Pablo Trapero. Como a él le gusta, Trapero vuelve a pisotear las conciencias de varios y presenta un mundo (con una mirada totalmente subjetiva y hasta pequeña) ignorado por muchos. Preguntas, la mejor manera de pensar una película (como Elefante blanco).

elefanteblanco

-Esto no es un film, Jafar Panahi. Una verdadera obra maestra. Panahi es un director iraní que acaba de salir de prisión, condenado por “traicionar” a su país por filmar en otras partes del mundo y mostrar aspectos de Irán no permitidos, y sólo puede recluirse en su casa hasta que se termine de resolver su situación judicial. Panahi sueña cómo será su próxima película, juega a ser director en el living de su casa mientras aclara a quien lo filma, Mojtaba Mirtahmasb, que eso no es un film. Da un sentido extraordinario de lo que es la libertad: casi nunca se puede quitar. Una conmovedora declaración de principios.

thisisnot

-Argo, Ben Affleck. Sin dudas, lo mejor que salió de la cantera de Hollywood. Pese a la inexpresiva actuación de Ben Affleck (con esta película parece más que obvio que debería dedicarse sólo a la dirección), la película es fuerte y cierra por todas partes. Relata un conflicto histórico, la toma de la embajada de Estados Unidos en Irán en 1980, con detalles que valen la pena mostrar y hacen que el relato sea sólido. Se transmite permanente tensión y suspenso. Una película bien lograda, con momentos dramáticos pero también divertidos (¡Argo fuck yourself!).

argo

-El hobbit, Peter Jackson. Aunque era imposible llenar las enormes expectativas, el gran Peter Jackson logra que la Tierra Media vuelva a cobrar vida. Una película con enormes ambiciones que no se queda corta en lo que se propone: efectos especiales espectaculares, escenografías impactantes y secuencias de acción atrapantes. Con algunas salvedades, el director panzón, talentoso y apasionado lo hizo otra vez.

GandalfHobbit




There are 3 comments

Add yours

Post a new comment