Lo bueno de Metegol y una mirada sobre la crítica argentina

metegol

“Todavía queda el tiempo extra”, es la frase que usó un chico de unos doce años que estaba en la butaca de al lado mío. Tenía una gorra verde que usaba para el costado, buzo y pantalones holgados, al estilo rapero estadounidense. Había comentado prácticamente todas las secuencias de la película. Una carcajada, una exclamación, un intento de anticipar lo que iba a ocurrir. “Todavía queda el tiempo extra” fue la oración que más me llamó la atención. La repitió dos veces. No quería aceptar una parte del desenlace de la película.

En ese momento terminé de formar mi sentencia: Metegol es un muy buen film. Son muchas las razones, pero quizás la más importante es la que remite a la frase del chico. La historia no sólo se permite, por un momento, romperle el corazón a los que todavía creen en el relato de buenos y malos, sino que también emociona.

Hay mucho prejuicio sobre Campanella. Ni el Oscar por El secreto de sus ojos, que no es una gran película, pudo borrar parte de la sentencia que la “crítica” le endilga: que sus películas tienen un sentimentalismo barato. Es evidente que en algunos de sus films, como El hijo de la novia o Luna de Avellaneda, hay algo de eso. Pero traer al recuerdo parte de eso para reseñar Metegol fue injusto y equivocado.

Esta semana, el crítico Diego Lerer escribió una nota en su blog, Micropsia, con el título “¿El fin de la crítica cinematográfica argentina?”. Básicamente, plantea que la mayoría de los críticos son una especie de chupamedias que, por conveniencia, favor o miedo, no se animan a hablar mal de algunas películas. Pone en la mesa una especie de juicio de valor sobre la honestidad de los que se dedican a escribir reseñas de películas. A esta altura, ¿no es algo demasiado básico y esencial postular eso? Para Crónicas de calle, el problema es mucho mayor: los principales críticos de la Argentina suelen copiar lo que dicen sus pares de afuera (especialmente los británicos y algunos estadounidenses) y luego repiten lo mismo con algunas variaciones. Pero hay algo peor: se copian a sí mismos y casi nunca disienten sobre las películas más importantes. Es muy raro leer una reseña excelente en un diario o sitio web especializado y otra mala del mismo film. Pero, ¿cómo puede ser? ¿Hay algo más subjetivo que el cine?

metegol2

Muchas de las reseñas sobre Metegol fueron ensañadas (algunos ejemplos: Luciano Monteagudo, en Página 12, Diego Lerer, en Micropsia o Javier Porta Fouz, en Hipercrítico). Encontraron desperfectos en demasiados lugares, se pusieron puntillosos y estrictos en casi todos los detalles. Es posible que los reparos de los especialistas sean correctos. Para este blog, Metegol quizás no es una película para salir campeón, pero sí para pelear el campeonato.

No es una exageración: Pixar podría sacar algo bueno de los efectos de animación que consiguió Campanella (las secuencias más destacadas: cuando Amadeo juega con sus muñecos en el garaje de su casa y buena parte del partido final). Muchos remarcaron que con el presupuesto que contó el film, de 20 millones de dólares, era imposible presentar un producto malo en este sentido. ¿La plata asegura la solidez en cuanto a la animación? No. Es posible que con recursos sea más fácil aproximarse a una calidad superior, pero no hay ninguna certeza de que el dibujo y las herramientas técnicas resulten buenos sólo por tener plata. ¿Qué películas utilizaron mejor el 3D que Metegol? Aunque es una tecnología que está lejos de tocar su techo, sólo se me ocurre nombrar a  Avatar o La vida de Pi.

La estructura de la película es simple. Los buenos, por un lado: Amadeo, un eterno niño que sólo piensa en su metegol, Laura, una joven sensible y compañera que comienza a pensar en abrir su panorama e irse a la gran ciudad, y los jugadores de metegol, que cobran vida para ayudar a Amadeo a salvar el pueblo. El malo, por el otro: Grosso, un engreído jugador de fútbol que en la infancia perdió un partido de metegol y pretende vengarse años más tarde, repleto de poder y arrogancia.

En el medio de esa panorama habrá una gran historia de amor entre Amadeo y Laura, un planteo de brecha generacional entre un padre y un hijo, varias muestras de lealtad y amistad, cierto sentido de que todo tiempo pasado fue mejor y el constante desafío a creer en las cosas que parecen imposibles, al estilo El Gran Pez. Cada uno de estos mensajes se rodea con una constante sensación de melancolía (en ese sentido, la secuencia del bar, cuando Amadeo y Grosso juegan al metegol, es la mejor de la película) y, principalmente, de diversión: los muñequitos de plomo se roban la película. Beto, un engreído y carismático jugador, El Loco, pacifista y sereno, y El Capi, líder del equipo, son entretenidos, exagerados y simpáticos. Las voces de Fabián Gianola, Horacio Fontova y Pablo Rago, respectivamente, funcionan bien.

Algunas partes de la narración caen un poco, especialmente cuando la historia no termina de definir quiénes son los verdaderos protagonistas de la película. El guión, por otro lado, es simple y certero, pero no termina de brillar del todo. Algunos compararon a esta película con Luna de Avellaneda pero, en este caso, el director logra llegar al corazón con armas más dignas. No hay golpes bajos y todo lo que pueda sentir el espectador será a partir de un relato bien construido.

Es muy fácil reírse y emocionarse en Metegol. Es sencillo, además, volver a sentirse un nene ante cada situación que plantea la película. No parece una locura que el film logre ser nominado a mejor película de animación en los Oscar. Axel Kuschevatzky, productor, y Campanella despiertan mucho interés en el mercado estadounidense, probablemente por lo exótico de nominar otro producto argentino en las grandes ligas. Más allá de premios y récords (que seguramente batirá en cuanto a espectadores), lo cierto es que Metegol es una muy buena película que merece su reconocimiento.

Terminó la función. Suena la cálida y suave canción de Calle 13, Y me vieron cruzar. Aplauden chicos y adultos. Todos ríen y empiezan a comentar con entusiasmo las aventuras de los héroes en miniatura. No está nada mal, ¿no?




There are 13 comments

Add yours
  1. maximiliano

    sinceramente te doy toda la razon, no solo en la calidad de la pelicula, sino tambien en el tema de los criticos de hoy en dia. muy buena reseña, segui asi 🙂

  2. Ivone

    Personalmente, vi Metegol la semana pasada en 3D. No soy crítica de cine, soy un ciudadano promedio, docente, que suele ir al cine y que no se caracteriza por decir que una película esta muy buena y menos aún suelo recomendar a quienes me rodean que la vean…Pero ese efecto fue el que causó Metegol en mi…fue salir de la sala y automáticamente llamar a un par de familiares y decirles : “la tenés que ver”. Quizás sea porque soy argentina? Por que nosotros sentimos el fútbol muy así como cosa nuestras? Sinceramente no lo creo…Creo que esta película es muy buena porque te transporta, te hace creer en esas cosas que solo creías de niño, te hace cruzar por la mente el ” por que no”, porque te hace pensar que se puede,y si no se puede, todavía hay forma de continuar. Un crítico de cine, de esos que vos decís que solo ven lo malo, quizás no vean una película con el corazón, quizás ya no se permitan ese permiso para poder “meterse” en la película, quizás después de un tiempo realizando críticas hayan dejado de ser espectadores para pasar a ser solo críticos, quizás desconozcan que existen las críticas constructivas y que las críticas no solo debe “criticar”…Tal vez estaría bueno que aquellos qe realizan el trabajo de críticos de cine se replanteen su trabajo, y recuerden como se debe mirar una película…no se…es mi humilde opinión…ese día no vi a nadie en la sala que saliera a disgusto con la película, al contrario…Y sinceramente creo que una película originalmente se hace pensando en el público, y no en la opinión de un crítico…y a esta película, el público ya la consagró…estaría bueno que los críticos de vez en cuando escucharan al público…no les parece?

    • Lucas Bertellotti

      Gracias por el comentario, Ivone. No creo que la función de los críticos sea “escuchar” al público. De hecho, ellos suelen acceder a las películas antes del estreno con la función de hacer una crítica en base a su recorrido: estudios, experiencia, análisis, etc. No creo que sea justo enojarse porque a algunos de ellos no les gustó Metegol. Sí me parece más razonable reclamar un mayor nivel a la hora de todo lo que tiene que ver con la escritura.
      Por otro lado, coincido en todo lo que sentiste con respecto al film de Campanella. A mí me emocionó y me hizo sentir como un nene, también.
      ¡Te mando un saludo!

      • Pablo

        Me gustó mucho lo que leí, me gustó mucho desde el lado del espectador, desde el otro lado, del lado del crítico siento que es bastante comprometedor, no hay tanta frescura, ni tanta espontaneidad, ellos tienen un laburo en el que tienen que llenar sobre todas las cosas, luego si lo que meten adentro para llenar fue realmente lo que quisieron decir y lo que sintieron es otro cantar … imaginemos a un escritor invitado por un diario a escribir una columna sobre … mmmm … la amistad, supongamos que se avecina el dia del amigo, che, vos que sos bueno escribiendo, escribí algo sobre la amistad, … pero no te tardes que lo necesito para mañana. Chau, el tipo escribe lo primero que le sale, y lo manda … el tipo tuvo que llenar. Si le daban una semana seguro escribía flor de columna, pero lo agarraron un día malo, un día sin musas, un día sin lluvia y ahi quedo la columna medio torcida … supongo que esto debe pasar con varios críticos, saco de la bolsa a aquel que tenga la camiseta anti campanella, a ese no hay con que darle … pero algún que otro, que tuvo que ver la peli porque debía verla, porque era el estreno y tenía que estar ahí, nada de venir mañana, y el tipo quería ir a jugar a los bolos con los picapiedras de sus amigos y sin embargo ahí está saliendo del cine imaginando las chuzas que se perdió … su opinión en cuanto a la peli no será veraz … porque lo hizo por laburo, y el laburo no siempre nos gusta … En cambio el espectador elige IR primero que nada, luego elige LA PELI y luego opina desde lo mas cristalino, sin presiones … es mas si quiere … hasta se puede dar el lujo de no opinar !!!

        Si me permitis acá te dejo mi opinión : https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10151755592200680&set=a.137894690679.111459.809655679&type=1&theater&notif_t=like

        • Lucas Bertellotti

          Muchas gracias por el comentario, Pablo. Es una buena noticia que Metegol haya despertado tantas cosas: desde diversión y pasión hasta debate sobre la crítica en la Argentina. Entiendo tu punto de vista, saludos.

  3. Anonymous

    No soy de ir mucho al cine la critica es la mirada al cual no tengo tantos comparativos con ciertas películas, pero los comentarios que leí abren el juego, a una diversidad cultural que estoy de acuerdo , ya que no escuche mucho sobre la película si es verdad que es repetitivo lo dicho con un discurso de idealización de ser muy buena metegol , a mi entender como se quiere tejer en la subjetividad de las nuevas generaciones eso no deja afuera a los mayores,la película responde en lo implícito,(ej) el fútbol,la palabra repetida varias veces mi pueblo, la pareja con un perfil altruistas,héroes y con deceso de poseer y salvar a la gente como si fuera un pequeño país desprotegido , la participación de esos personajes que el logra armar para su equipo son una la mezcla de razas a la cual pertenecemos tambien,mostrando que hay lugar para todos,como el fútbol para todos, ,Amadeo y Laura entre la seducion un joven tímido sin tener decision propia, la chica es quien logra sacarle el personaje que toma coraje , la disputa por quien se queda con el país o el poder, o sea quien gana el partido en termino del futbol, el grosos su rival con toda la tecnología y mostrándolo como si fuera el malo o su enemigo queriendo tomar revancha (ya que años anteriores lo mandaron así a otro municipio) su rostro tiene un parecido a unos de los candidatos a la precedencia, se estreno meses antes de las votaciones .con todo mis hijos quedaron fascinados a igual que tiene mucho de lo nuestro ,


Post a new comment