Oscar 2015: lo importante de que gane Boyhood

oscar

No es una obra maestra. Tiene algunos vicios y falló a la hora de abarcar el extenso y ambicioso objetivo de contar la vida misma. Pero Boyhood es aire fresco. Richard Linklater, que tiene en sus espaldas a la muy buena trilogía de Antes del amanecerAntes del atardecer y Antes del anochecer, se propuso hacer algo distinto. Y, en mayor o menor medida, lo logró.

Es importante que Boyhood gane el Oscar por lo que representa: una película bien pensada desde todos los aspectos que involucran al cine. El film no sólo cuenta la historia de Mason desde que es un chico de la primaria hasta la universidad. Lo importante no es que durante doce años se filmó al mismo grupo de actores. La forma de contar el relato atraviesa mucho más. Lo diferente está en cómo se cuenta el paso del tiempo de forma sensible y sutil. Juega con los períodos musicales de los últimos años (hay un tema especialmente bueno, Hero, de Family Of The Year). Toca, con algunas limitaciones, el costado político de la vida estadounidense. Muestra al furor Obama, expone a los sueños. Se plantea debatir a las formas -estúpidas- del uso de las redes sociales. Y, por último, cuenta con un estilo, una forma que transmite dedicación y amor por el cine.

Este tipo de película está muy lejos en su propuesta a las ganadoras de los últimos tiempos: 12 años de esclavitud, Argo, El discurso del Rey, The Hurt Locker o Slumdog Millonaire (el último film victorioso que fue bueno de verdad parece ser Sin lugar para los débiles, de los Coen, de 2008). Si la Academia decidiera darle el premio a Birdman, de Iñarritu, sería no romper el orden, mantenerse con el mismo perfil de intrascendencia. Boyhood no logró mover los cimientos del todo pero sí se lo propuso. A esta altura, con esa intención debería sobrarle.

Más allá de la discusión Boyhood-Birdman: pase lo que pase, el cine de Estados Unidos podrá descansar en paz por lo menos hasta el próximo año: cualquier película que gane será mejor que la aberrante y extraordinariamente mala 12 años de esclavitud, film que se quedó con la gloria en 2014.

Boyhood, Richard Linklater. Es una obligación para los que hayan disfrutado de Boyhood que vean Los 400 golpes, de Francois Truffaut. Básicamente, el francés hizo lo mismo que Linklater pero aún mejor. Linklater habla a través de un personaje profundo que divaga y se cuestiona sobre el sentido de la vida mientras posa su mirada a través de una cámara de fotos y se siente herido mientras su supuesto gran amor decide dejarlo. Truffaut, en cambio, usa un método más directo para dar a conocer a su protagonista, mucho menos sofisticado pero no por eso menos efectivo. Linklater es lo abstracto y las palabras. Truffaut, lo concreto y las acciones. Acá, un repaso mucho más extenso sobre Boyhood. Otra cosa: ¡que le den el Oscar a Patricia Arquette!

boyhood2Birdman, Alejandro González Iñarritu. Una propuesta desafiante, inteligente y sólida. La historia de un hombre perdido que ya no tiene forma de encontrar la felicidad. Riggan, que alguna vez fue una de las celebridades más grandes cuando interpretaba al superhéroe Birdman, es ahora un actor que pretende resurgir de las cenizas con una obra en Broadway. Pero casi todo le va a salir mal. El problema de Iñarritu es que siempre quiere ir un paso más allá. Es un director al que no le gusta la simpleza. Entonces, cuando se embarulla, sus películas suelen mostrar varios problemas. Birdman no es la excepción. El intento de aparentar una especie de escena única durante buena parte de la película (como alguna vez se hizo con maestría en El arca rusa) hace todo mucho más superficial, verdaderamente artificial. El film tiene secuencias extraordinarias y momentos que conmueven (las conversaciones en el balcón entre la hija de Riggan y Edward Norton, o cuando Riggan entra al teatro prácticamente desnudo), pero también minutos confusos que parecen de más. Michael Keaton merece el Oscar a mejor actuación y descansar en la gloria.

Birdman-5Whiplash, Damien Chazelle. Esta película tiene una parte perfecta: cuando el protagonista, Andrew, le explica a su novia que ya no pueden salir juntos porque ella lo distraería de su objetivo, ser un grande de la batería. En ese momento queda demostrado con practicidad la obsesión que genera el ambiente en el que se rodea Andrew, un conservatorio en Nueva York comandado por un psicótico que explota a los músicos hasta el final, hasta la última gota de sangre. Chazelle sabe cómo filmar la música. Hace que todo sea puro ritmo, entretenimiento y adrenalina. Pero la historia parece equivocar el foco. Lo fuerte e interesante era la relación entre el alumno y el profesor, dos locos sin límites, no el costado de la superación. #Spoiler: si la película hubiera terminado cuando Andrew es traicionado por Fletcher hubiese sido prácticamente perfecta. Pero no. Andrew vuelve al escenario después de hacer un papelón, la rompe y cumple con el mensaje tan trillado de que el esfuerzo vale más que todo. Acá, un interesante texto sobre la incorrecta forma de la película de relacionarse con el jazz.

Whiplash-7121.cr2La teoría del todo, James Marsh. Cómo contar la vida de un genio desde el amor que tuvo el genio. La teoría del todo es eso. No se centra demasiado en la forma de pensar de Stephen Hawking, un jugador clave dentro de los teoremas respecto a las singularidades espaciotemporales en el marco de la relatividad general y la predicción teórica de que los agujeros negros emitirían radiación. El relato pasa por la forma en la que un talento brillante como Hawking encontró un sostén que permitió que pudiera desarrollar su brillantez en todo su esplendor. El film es prolijo, entretenido y con buenas actuaciones. Relata con honestidad, sin golpes bajos y sencillez. Tiene momentos emocionantes. Mucho más no se puede pedir, ¿no?

hawkingEl gran hotel Budapest, Wes Anderson. La nominación parece más un reconocimiento al director (en el top 5 de la actualidad) que otra cosa. Porque esta película no está para nada mal, pero no entra en lo mejor de Wes Anderson. Es un film que se basa en la particular historia de amistad entre M.Gustave, conserje del famoso y exquisito hotel comunista, y Mr. Moustafa, su fiel “Lobby boy” al que le puso como apodo “Zero (0 educación, 0 familia, 0 idiomas)”. El contexto de esa relación se cuenta a partir de un verdadero relato de aventura. El ritmo es acelerado y constante, aunque tanto vértigo genera una especie de saturación que le quita fuerza a la película. Hay algunos altibajos que producen que el seguimiento sea algo denso y repetitivo. Hay, también, algunos momentos mágicos que duran sólo un suspiro. Acá, un repaso más amplio por la película.

granhotelbudapestSelma, Ava Duvernay. Interesante y digna mirada sobre Martin Luther King, uno de los personajes más importantes del siglo XX. La historia muestra el detrás de escena de uno de los movimientos clave de los negros en Estados Unidos, la marcha desde Selma a Montgomery, en Alabama, en 1965. Esa caminata, ese símbolo, ese gesto, fue el primer paso para que se cumpliera algo tan básico como indispensable: el derecho a voto. Se muestra el proceso por el que tuvo que pasar King, se centra mucho más en el hombre que en el líder. Lo muestra golpeado, humillado, con problemas con su mujer, débil. Pero también indispensable, distinto, único. Tiene momentos de enorme tensión, muy bien logrados. Buen relato, sólido. Algo importante para el futuro del cine: Oprah Winfrey no debe tener más papeles. No hace más que agregarle inverosimilitud a las historias. Debe tener muchísimo poder para que la convoquen (también participó el año pasado de El mayordomo). ¡Actúa muy mal!

SelmaEl francotirador, Clint Eastwood. Que quede claro: el viejo Clint es uno de los maestros. Pero en esta película parece haber perdido la magia. No es más que un film con sólo buenos pasajes que expone un tema que, a esta altura, ya fue demasiado explotado y resulta aburrido. Cuesta decirlo, pero no hay nada diferente ni especial en este relato. Está claro que el film es nacionalista: los iraquíes son los enemigos del mundo. No hablan en inglés, cortan a sus víctimas con taladros y carecen de piedad. Pero esto es sólo un detalle, porque El francotirador tiene problemas más grandes. Básicamente, deja sabor a poco. Por momentos ni siquiera se percibe la mano de Eastwood en la filmación. ¡Qué fácil era ver el trailer y enamorarse de la película! Bueno, al final no había mucho más que esa brillante secuencia.

francotiradorThe Imitation Game, Morten Tyldum. A diferencia de La teoría del todo, una biopic completamente fallida. Básicamente, The Imitation Game aburre. Cuenta la historia de Alan Turing, un matemático que logró resolver los códigos secretos de los nazis y ayudó a Inglaterra a ganar la Segunda Guerra Mundial. La historia está repleta de buenos condimentos para contar (él, por ejemplo, es gay, pero hay mucho más: espías, una sociedad ultra conservadora, amores) pero ninguno de los aspectos que podría tener el guión son explotados como se merecen. Hay secuencias que deberían ser fuertes y generar impacto pero…nada. Todo es contado de manera descuidada y con poco criterio. Lo de Benedict Cumberbatch no está mal pero lo de Keira Knightley parece hecho sin ganas. Fácil de olvidar.

_TIG2664.NEF




There are 2 comments

Add yours
  1. Nacho

    Muy buen post Lucas! Ayer recordaba tus pronósticos 2014 sobre el Oscar!!!
    La verdad es que no vi ni una película pero las leí acá y es como si las hubiese visto!
    Muy completo el informe!!!

    Un abrazo!
    Nacho

    • Lucas Bertellotti

      Nacho querido: Muchas gracias por el comentario. De esta camada de películas, te recomiendo que veas Boyhood y Whiplash, creo que-por tu perfil- pueden llegar a gustarte. ¡Un abrazo!


Post a new comment