Planet Earth II: un mundo más grande

landscape-1479208330-planet-earth-ii-jungles-lemur-2

Para los días en los que es difícil levantarse de la cama.

En los momentos en los que domina la falta de inspiración.

En las situaciones en las que el día a día, la rutina, está a punto de devorarse todo.

En las secuencias que implican indiferencia.

Cuando todo luce gris.

Planet Earth II, segunda parte de la serie documental de la BBC, es un remedio perfecto para luchar contra todos esos males.

¿Por qué? ¿Cuál es la lógica? Bastante fácil: el relato transporta a un mundo más grande en el que no sólo viven personas. Alrededor, muy lejos o muy cerca, hay otros animales que luchan contra su propio día a día. Una sequía, una tormenta interminable, una presa que corre más rápido, una herida imposible de sanar, un rival que no se puede vencer.

Islas. Montañas. Selvas. Desiertos. Campos. Ciudades.

Son los espacios elegidos por el documental, dividido en seis capítulos de alrededor de una hora.

Con la cálida y sabia voz de David Attenborough, el presentador más británico de los británicos, Planet Earth II saca todos sus recursos para mostrar al mundo como nunca antes se había retratado. Esta es una producción que no ahorra en nada. Y se nota. Desde la parte humana (miles de productores, locos, inconscientes y pasionales, en todo el mundo) a la tecnológica (cámaras 4K, drones, y equipos de todo tipo) o la organizacional (todo el tiempo del mundo para hacer las cosas, todos los recursos disponibles).

El león se cuelga sobre un búfalo. El pájaro despliega sus plumas para conquistar a una hembra. La iguana escapa sobre decenas de serpientes. Los monos vuelan sobre techos de alguna ciudad de la India. Los osos se rascan la espalda sobre los árboles gigantes. Los delfines trascienden el agua salada y navegan por un calmo río.

No hay muchas diferencias con respecto a la primera temporada de Planet Earth, que se estrenó en el 2006. Quizás la única implementación notable es que después de los capítulos se transmite como un detrás de escena en el que los productores explican de qué manera lograron las imágenes. Después, el ritmo y tono es igual: el guión casi no se interpone. Las imágenes son más fuerte que todo. La serie terminó siendo un boom de audiencia en todo el mundo. El capítulo final fue visto por más de 16 millones de espectadores en Gran Bretaña. Una locura. A la altura de Game of Thrones o The Walking Dead, los shows más populares de la historia. La temporada 3 ya está en marcha.

WARNING: Embargoed for publication until 00:00:01 on 01/11/2016 - Programme Name: Planet Earth II - TX: 06/11/2016 - Episode: Islands (No. 1) - Picture Shows: ***EMBARGOED UNITL 1st NOV 2016*** Sloths are adept swimmers, as this pygmy three-toed sloth demonstrates. Found only on the tiny island of Escudo de Veraguas, Panama, the pygmy sloth is the smallest of all sloth species and is  endangered.  - (C) BBC - Photographer: screen grab

Un presentador de este tipo de documentales, Martin Hughes Games, denunció que Planet Earth era “un desastre para la vida silvestre del mundo”, justificando que la serie no expone los peligros y la grave crisis que atraviesan muchos de los animales que se muestran. Sin embargo, pese a algunas referencias sobre desaparición o disminución de las especies (en su mayoría por la responsabilidad del hombre), parece claro que el relato no pretende enseñar ni bajar línea de nada. Y no está mal. En todo caso, lo que sí se propone es generar un encantamiento, una fascinación por la naturaleza que podría ayudar a muchos a preocuparse por su estado, por respetarla un poco más.

El nivel de detalle en la imagen es tan bueno, tan real, que es imposible no transportarse. La sensación de grandeza del mundo trae un sentimiento de tranquilidad y fascinación.

Ahí está el día a día de los otros animales, que combaten contra su tipo de vida. Le dan una pizca de identidad al mundo.

Simplemente da felicidad que algunas criaturas existan.




There are no comments

Add yours