How to make it in America: jóvenes sin foco

eastourage-l-1

Ben vive como si estuviera anestesiado. Se aburre vendiendo jeans en Barneys. Odia a su jefe. No disfruta lo que hace. Está cerca de cumplir los 30 años y, aunque nunca se lo planteó del todo, percibe que nunca va a concretar los sueños que tenía a los 20. Tiene un talento extraordinario para diseñar ropa. Una mirada diferente, un sello propio.

Algo parecido le pasa a Cam, su mejor amigo. Es dominicano y vive con su tía. No tiene demasiado claro qué es lo que quiere hacer con su vida, sólo tiene una certeza: él y Ben triunfarán. Tiene todo lo que su amigo no: empuje, fuerza, convicción y determinación. Disimula la falta de formación universitaria con sabiduría callejera. Juntos hacen una pareja -comercial- perfecta.

Son los personajes principales de la serie How to make it in America, de HBO. Aunque todo está retratado desde una mirada cool, en una Nueva York que parece mucho más real que en cualquier otra serie o película, el tema que se relata parece estar en la lucha (o no) de la gente joven por encontrar lo que hace bien y le gusta. El sueño americano versión siglo XXI.

El proyecto, creado por Ian Edelman y producido por el actor Mark Wahlberg, tiene dos temporadas de ocho capítulos que duran menos de 30 minutos (la serie no fue del todo exitosa comercialmente y tuvo críticas buenas y malas. Por esta razón, entre la primera temporada y la segunda hubo un interminable período de un año y todavía no se confirmó si habrá una tercera. La cantidad de tiempo de salida entre una y otra es demasiado para un producto que se puede ver en cinco horas).

La clave del relato parece estar en el ritmo. El tráfico de las avenidas, las luces de diferentes colores que se prenden y apagan en los boliches y que cambian la percepción de los cuerpos, el sexo de una noche, la resaca y la música (excelente y que interviene en los momentos justos). El sentido estético es una de las claves. Cam y Ben pueden estar en el evento de moda más exclusivo y fashion de Nueva York y a las pocas horas encontrarse comiendo un pancho en un puesto de la calle de la zona de clase media baja de Brooklyn. Son gente común. Viajan en subte. Comparten la ciudad con todo tipo de gente, se mezclan, no pertenecen a un sector social único. No es nada del otro mundo, pero esta mirada difiere bastante con la vida que llevan personajes de otras series en la misma ciudad, como Sex and the City o Gossip Girl.

El foco de How to make it está puesto en el foco que no tienen los jóvenes. No sólo les pasa a Cam (Victor Rasuk) y Ben (Bryan Greenberg). También a Rachel, la amiga-novia de Ben,  que decide viajar por el mundo para encontrar qué es lo que quiere hacer. Cuando vuelve a Nueva York, siente que todo está igual que antes. Entra a trabajar para una revista de mujeres pero su estilo no se adecúa con la línea editorial y la despiden. O Kappo, el amigo de la infancia de Ben, que gana fortunas como empresario de Wall Street pero siente impotencia por no tener con qué ni quién compartir el dinero. Cam, Ben y Kappo se juntan por antagonismo. Los primeros dos tienen éxito social (suelen acostarse con hermosas mujeres y son recibidos con gusto en las mejores fiestas de la ciudad). Al segundo le va bien en el plano profesional. ¿Alguno de ellos está contento? No del todo. Pasan los momentos con una dosis de buena onda ante las peores situaciones, fiestas, algún que otro cigarrillo de marihuana y lucha. Pese a algunos altibajos anímicos, se mueven y sacrifican por cambiar las cosas.

Los  héroes y milagros no existen en esta serie que gana fuerza por su realismo. Wilfredo es un talentoso skater (la cultura del skate parece mostrarse en auge para los adolescentes y jóvenes neoyorquinos). No hay como él en agresividad y estilo. Pero está loco. Vive en los parques con su patineta hablando consigo mismo y tomando cerveza. Cam y Ben diseñaron un skate con la imagen de Wilfredo, con la intención de que se convirtiera en el mejor del mundo y fuera famoso. Pero nunca pasó. Tras el fracaso, Cam decidió vender el stock de tablas que tenía apilado y lleno de polvo en su casa. ¿Qué hizo? Fue a un colegio privado y esperó a que salieran los chicos. Cuando les dijo que Wilfredo era un gran skater y sería un gran profesional nadie se entusiasmó. Pero cuando les contó la verdad y les confesó que era un maldito loco con un tremendo talento que vive en Central Park hablando solo, con la amargura de no haber podido triunfar en las grandes ligas, todos quisieron una. De esa manera How to make it compra al espectador. No lo acaricia, le aplica un golpe duro y después le da un poco de hielo para que se recupere rápido (obviamente, es mucho más suave que Six Feet Under o The Wire).

Ben y Cam logran lanzar su propia marca de ropa, Crisp, viajan a Japón y logran tener contacto con grandes empresarios de la industria. Llegan a rozar la gloria y por momentos se pone en peligro su amistad. Los valores iniciales, de la unión y el compañerismo, quedan en segundo plano bajo la seducción del dinero y el éxito. ¿Qué es el éxito para ellos? Todavía no lo descubrieron.



There are 4 comments

Add yours
    • Lucas Bertellotti

      Muchas gracias por los comentarios, me alegro que haya seducido la serie. Tengo entendido que en este momento la pasan por HBO, aunque no debe tener demasiado tiempo más al aire. Tiene mucho ritmo y se puede ver en seis horas. Muy recomendable. Saludos!


Post a new comment