La apuesta más fuerte de Peter Jackson: el proceso de filmación de El hobbit

director-peter-jackson-and-martin-freeman-in-the-hobbit-2012-movie-image5

Peter Jackson atraviesa las ramas, corre los pastos, cruza arroyos y saca fotos a diferentes terrenos y paisajes desde un helicóptero. Consulta. Pregunta. Imagina. Escala. Busca el mejor lugar para filmar alguna secuencia que ya tiene en su cabeza. No hay dudas de que si todos hicieran el trabajo con la misma pasión que este director neozelandés el mundo sería mejor.

Las escenas forman parte del proceso de filmación de El hobbit, precuela de El Señor de los Anillos, escrita por J. R.R. Tolkien. Tardó varios meses en decidirse. Hasta rechazó el proyecto, que por un momento estuvo en manos de otro director, Guillermo Del Toro. Quizás tuvo miedo de perder algo de prestigio. Su misión estaba cumplida. Fue el encargado de darle vida audiovisual a la Tierra Media como nadie lo hubiera hecho en El señor. Al final, tras enormes idas y vueltas, decidió volver a cargarse la mochila, como un pequeño hobbit que emprende un largo y peligroso camino. Una aventura.

El calendario hobbit

El 21 de marzo del 2011 fue el primer día de filmación, tras una larga preproducción. Como pasó en El señor, parece haber empatía entre la gente de Nueva Zelanda, lugar elegido para hacer el film, y el equipo, que incluye a unas 500 personas. La tribu maorí Powhiri les dedicó una canción de bienvenida y, como suelen hacer, chocaron sus cabezas con los actores para desearles buena suerte.

Jackson decidió dividir la filmación en tres partes. Habrá recordado el estrés, desgaste y cansancio  que produjo hacer las tres historias de El señor (La  Comunidad del Anillo, Las dos Torres y El Retorno del Rey) de un tirón. Esta vez, prefirió cortar el proceso para limar detalles (efectos especiales, 3D y guión, entre otras cosas) y darle descanso al equipo (de marzo a julio fue la primera parte, de septiembre a diciembre la segunda y se espera que en febrero comience la última). El 14 de diciembre del 2012 es la fecha de estreno para la primera parte del film, con el subtítulo Un viaje inesperado. Un año después saldrá Historias de una ida y vuelta, en la que se supone que será donde más modificaciones se realicen sobre el libro original de Tolkien , ya que se contarán los acontecimientos que tuvieron lugar entre El hobbit y El Señor.

Equipo que gana no se toca

Uno de los secretos del éxito de El señor fue el brillante equipo que rodeó a Jackson. Desde el día uno todos entendieron que estaban en ese lugar para generar algo grande, diferente al resto. Desde esa mística se formó el grupo. Y funcionó más que bien. El director descubrió la fórmula ganadora y decidió repetirla en El hobbit.

Los ilustradores John Howe y Alan Lee son el talento y los medios para darle forma al mundo creado por Tolkien (Rivendel, paisajes élficos, Hobbiton, etc).  Richard Taylor es el líder de la compañía de efectos especiales, WETA, la misma que trabajó para King Kong, Avatar y Tintín, entre otras. Howard Shore es el hombre que embellece las imágenes con su música. Todos volvieron a estar en el proceso. Son los pilares para que el edificio no se derrumbe.

En cuanto a los actores, también se mantuvo el elenco de El Señor. Por supuesto, en esta historia, Bilbo está mucho más joven y por eso no será interpretado por Ian Holm (aunque tendrá alguna aparición) sino por Martin Freeman. En alguna de las dos partes estarán Legolas (Orlando Bloom), Frodo (Elijah Wood, que la primera vez que se puso la vestimenta de este personaje tenía 19 años y ahora 31), Galadriel (Cate Blanchett), Gandalf (Ian McKellen) y Gollum (Andy Serkis, quien en El hobbit también dirigirá algunas secuencias del film), entre otros. Como pasó con El señor, y como a él le gusta, Peter Jackson tendrá una sorpresiva y fugaz aparición en pantalla. Por su parte, los actores de los trece enanos que acompañarán a Bilbo en su viaje son mayormente desconocidos para el público (es llamativa la admiración que parecen sentir por Jackson. Asienten ante sus indicaciones, lo miran con atención).

Con respecto a las locaciones, Hobbiton, donde viven los agradables hobbits, se volvió a hacer en el mismo lugar, pero esta vez quedará ahí para siempre. Con el apoyo del gobierno de Nueva Zelanda, luego del film pasará a ser una zona turística, donde los fanáticos de la saga puedan visitar el sitio donde vivieron Sam, Merry y Pippin. Esta vez, el material con el que se construyó fue mucho más sólido, resistente y duradero. Rivendel también fue construido exactamente  igual que como en El señor, aunque en este film se mostrarán partes nuevas.

¿Una revolución? El 3D, los 48 fotogramas y el formato 5K

“Creo que el 3D es algo genial. Lo hubiera hecho con la trilogía si hubiese tenido la tecnología. En ese momento sólo tenía una cámara que tomaba fotos en 3D. Quizás, en el futuro, puedan verse en alguna edición en Blu Ray”, dijo Jackson, quien, evidentemente, no deja de tener ideas para ganar dinero con ediciones renovadas.

Con el tiempo se podrá debatir sobre si este film cambia algo o no en la industria del cine. Lo cierto es que desde el punto de partida está planteada la idea de hacer algo distinto.

Para filmar en 3D se necesitan dos cámaras que funcionen como dos ojos.  Como son muy grandes, se las pone dentro de un espejo para juntarlas. Una cámara graba a través del espejo y la otra rebota a través del espejo. De esta manera se obtienen dos imágenes superpuestas.

El 3D forma dos posiciones, explican en uno de los videos publicados por Jackson: el espacio positivo, que está dentro de la caja que se ve por detrás de la persona que está en la pantalla (un árbol atrás de un caballo, por ejemplo), y el espacio negativo, que son los objetos que parecen acercarse al espectador (una bala o un brazo). Como pocas veces, el 3D tendrá su funcionamiento desde el inicio. Los ilustradoras Lee y Howe hacen sus dibujos en rojo y azul y con anteojos para que el arte conceptual nazca desde una perspectiva 3D.

El ojo humano ve 60 fotogramas por segundo. En El hobbit se mostrarán las imágenes a 48 fotogramas por segundo, el doble de velocidad de lo que se acostumbra en cine. ¿Qué es un fotograma? Es cada una de las imágenes impresionadas químicamente en la tira de celuloide del cinematógrafo (es decir, la película). Cuando una secuencia de fotogramas es visualizada de acuerdo a una determinada frecuencia de imágenes por segundo se logra generar la sensación de movimiento en el espectador. De esta manera, la película tendrá un ritmo mucho mayor a lo que se acostumbra a ver.

Por último, se filmará en resolución 5K (también lo hará James Cameron en Avatar 2). Se trata de un formato de video 100% digital. El término tiene que ver con los pixeles que tendrán cada uno de los cuadros. La calidad de esta imagen supera a absolutamente todas las que se hayan visto. El tamaño de la imagen será de 5120 x 2700 pixeles, mientras que el de la televisión, por dar un ejemplo, es de 486 x 440.

De esta manera, con el 3D, los fotogramas y la resolución 5K se espera que el movimiento sea más fluido y que la imagen sea más real, casi como si fuera un documental.

No es una tarea sencilla. En el mundo hay un ejército de fanáticos lectores capaces de crucificarlo por un error. Pero, al parecer, Jackson saldrá con los tapones de punta. El resultado puede llegar a ser malo pero lo cierto es que con El hobbit arriesgará, innovará y creará el doble que con El Señor. Este gordito simpático no sabe de medias tintas.



There are 3 comments

Add yours

Post a new comment